23 may. 2020

Píldora de resurrección: Jn 16,23b-28


Jn 16,23b-28
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
- «Yo os aseguro, si pedís algo al Padre en mi nombre, os lo dará.
Hasta ahora no habéis pedido nada en mi nombre; pedid, y recibiréis, para que vuestra alegría sea completa. Os he hablado de esto en comparaciones; viene la hora en que ya no hablaré en comparaciones, sino que os hablaré del Padre claramente.
Aquel día pediréis en mi nombre, y no os digo que yo rogaré al Padre por vosotros, pues el Padre mismo os quiere, porque vosotros me queréis y creéis que yo salí de Dios.
Salí del Padre y he venido al mundo, otra vez dejo el mundo y me voy al Padre.»

Llegando casi al final del discurso (al que llegaremos el lunes) Jesús les da la clave a los discípulos para que pongan en práctica todo lo que le ha ido diciendo a lo largo de la "sobremesa" de la Última Cena: pedírselo al Padre. Ese es el camino de la alegría completa. Pero también nos deja entender que no se trata de una cosa de muchísima palabrería, de algo muy complicado, sino que es una cuestión de amor. Podemos pedirle al Padre porque Él nos ama y porque nosotros somos capaces de amarlo.

Así que hoy, después de todos estos días, te pregunto: ¿Cómo es tu oración? ¿Llena de palabras? ¿Llena de amor?

0 comentarios: