29 may. 2020

Esperando al Espíritu V - Píldora de Resurrección


Inspirar, santificar… ¿Sabes qué otra cosa hace el Espíritu en nuestras vidas? Las renueva. Las crea de nuevo. Incluso aquellas zonas oscuras que ya damos por perdidas, Dios, a través de la acción del Espíritu Santo en nosotros, es capaz de llenarlas de vida de nuevo, como dice aquella profecía de Ezequiel sobre los huesos secos, que te invitamos a que leas estos días, si puedes. La encontrarás en Ez 37,1-14 y es una de las lecturas posibles en la misa de Vigilia de Pentecostés mañana.

El Espíritu es el gran regalo de Dios que lo hace todo nuevo y que nos llena de vida. Y este llenarnos de vida se manifiesta en un montón de regalos más pequeñitos que nosotros llamamos dones del Espíritu: sabiduría, inteligencia, consejo, fortaleza, ciencia, piedad, temor de Dios… Son regalos que el Señor nos da para que podamos vivir una vida, no de cualquier manera, sino una vida como la suya. Y no sólo vivirla para nosotros, sino que, como Él, seamos capaces de dar la vida para dar vida al mundo. De hecho, la gran aventura de la Iglesia, en el libro de los Hechos comenzaba así: «Recibiréis el Espíritu Santo y seréis mis testigos» (Hch 1,8).

Te invito a que hoy recites esta pequeña oración al Espíritu, pidiéndole que renueve tu vida y así juntos poder renovar el mundo:

Ven Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor.
Envía tu Espíritu y serán creadas todas las cosas y renovarás la faz de la tierra.

0 comentarios: