26 may. 2020

CONCURSO diseño del VÍDEO para el AÑO SANTO... 300€ de PREMIO!!

Con el fin de promover el conocimiento del Apóstol Santiago desde un espíritu misionero, la Comisión para el Año Santo Compostelano 2021 convoca un concurso para la elaboración de un vídeo (de no más de 4 minutos) sobre la figura del Apóstol, atendiendo a las siguientes indicaciones:
1º.- Requisitos para participar
Podrán participar todas las personas físicas mayores de 18 años y menores de 30 años, en la elaboración y remisión de videos sobre la figura del Apóstol.
Videos de un tiempo máximo de 4 minutos con formato de la producción: MP4.
2º.- Plazo
Las propuestas serán enviadas al e-mail prensa@archicompostela.org antes del 30 de junio del 2020 a las 00:00 horas.
3º.- Jurado
El jurado estará determinado por la Comisión para el Año Santo 2021, que elegirá al ganador/a bajo los criterios de valoración de originalidad, mensaje y fidelidad al tema. Además, el video ganador y los finalistas deberán cumplir las presentes bases de participación.
 4º.- Premios
Se elegirá un video ganador/a. Premio para el ganador/a: 300 euros, más la participación como invitado en la Peregrinación Europea de Jóvenes a celebrar en Santiago del 4 al 8 de agosto de 2021, (salvo causa de fuerza mayor). Los vídeos finalistas, una vez elegido el ganador, se podrán ver en la página web del Año Santo Compostelano. El vídeo ganador, así mismo, podrá ser utilizado para la promoción del Año Santo por las distintas instituciones eclesiales. Se comunicará el nombre del ganador/a del concurso mediante su publicación en el BOAS o notificación por correo electrónico,quedando eximido la organización de los errores en los datos facilitados que impidieran su identificación.
5º.- Reservas y limitaciones
Queda eximido el Arzobispado y la Iglesia Católica de cualquier responsabilidad en el supuesto de existir algún error en los datos facilitados por los propios participantes.
Se reserva el derecho a aplazar o ampliar el período del concurso, así como la facultad de interpretar las presentes bases legales.Asimismo, quedará exenta de toda responsabilidad por los daños y perjuicios que pudiesen ocasionarse.
No se admitirán comentarios ofensivos, insultos, amenazas, lenguaje malsonante, contenidos degradantes o descalificaciones o que sean contrarios a la fe y moral católica. Se tendrá la potestad, en último lugar, de poder borrar cualquier publicación o comentario que, bajo su criterio, no se ajuste a los tipos de contenidos que se desean en el concurso.
El número máximo de videos por persona es de tres.
6º.- Cesión de derechos y responsabilidad en la autoría.
La participación en el Concurso supone la cesión y autorización expresa de todos los derechos de propiedad intelectual y de imagen sobre los videos y sus objetos, de forma que el/la participante cede al Arzobispado los derechos de explotación de naturaleza intelectual, industrial y/o de imagen que pudieran corresponderle o derivar de las participaciones enviadas para participar en el Concurso.
Los/las participantes asumen la responsabilidad en cuanto a la autoría y originalidad de las imágenes y vídeos que remitan y ceden los derechos de reproducción y comunicación de los mismos, con el fin de que el Arzobispado pueda usarlas en cualquiera de los canales necesarios, a efectos de comunicación y divulgación.
Los participantes velarán por los derechos de imagen de las personas que pudiesen aparecer en sus vídeos, no infringiendo derechos de terceros y haciéndose los únicos responsables por los hechos que se pudieran derivar de ello. El Arzobispado queda eximido de cualquier responsabilidad al respecto.
7º.- Protección de datos
Los datos suministrados por los participantes serán tratados confidencialmente. Se garantiza el cumplimiento de lo previsto en el REGLAMENTO (UE) 2016/679 DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos (en lo sucesivo RGPD), le informamos a los usuarios sobre nuestra Política de Protección de Datos, en especial por lo que se refiere a la atención del ejercicio de los derechos de información, acceso, rectificación, oposición y cancelación de datos personales de los concursantes.
ACEPTACIÓN DE LAS BASES
La simple participación en el concurso implica la aceptación de las presentes Bases, por lo que la manifestación en el sentido de no aceptación de la totalidad o parte de las mismas implicará la exclusión del participante y, como consecuencia de ello, quedará liberada del cumplimiento de la obligación contraída con dicho participante.
El video se considera como una oportunidad de ejercitar la capacidad misionera y evangelizadora. En la memoria justificativa de este singular proyecto se indica a los peregrinos a la tumba del Apóstol que “después de once años de espera, y lastrado por la cruz de una pandemia que ha llenado de dolor, incertidumbre, desconfianza y muerte a la humanidad entera, se aproxima un nuevo Año Santo Compostelano”.
“La situación que nos rodea”, se dice, “ciertamente puede frenar vuestro ímpetu peregrino, recordad entonces -como dice nuestro Arzobispo D. Julián-  que “el Apóstol Santiago, testigo de la humanidad doliente y resucitada de Jesús os está esperando en este Año Santo para abrazar vuestro dolor y para dejarse abrazar por vosotros”[1].
Nos convendrá también remontarnos en el tiempo para hacernos testigos de otras llamadas y de otros peregrinos. En efecto, hace unos cuatro mil años, el patriarca Abrahán oyó la voz de Dios que le decía: “Sal de tu tierra”. Obediente, dejó sus seguridades y se puso en camino; pronto recibió la bendición de Dios. Y unos dos mil años después, fue el Apóstol Santiago el que escuchó la voz del Señor que le invitaba a ir con él para ser su amigo y asimilar su modo de pensar, de sentir, de obrar. Poco a poco fue superando los retos que le presentaba la fragilidad humana hasta convertirse finalmente en testigo suyo en el “finis terrae” y, vuelto a su tierra, dar la vida en testimonio de la fe en Jesucristo.
Hoy la historia se repite: el Señor hace resonar de nuevo su voz a través de la Iglesia y –como dice nuestro arzobispo D. Julián Barrio- os invita a “dejar atrás vuestro yo para ir hacia el tú de Dios y el tú del hermano”[2]. Ese camino de libertad y hacia la libertad de los hijos de Dios encontrará en la peregrinación a Santiago un ámbito especialmente propicio en el nuevo Año Jubilar 2021”.
El Apóstol Santiago te espera
En la memoria con la que se presenta el concurso de video se explica, también, que “muchos peregrinos y, en particular muchos jóvenes como vosotros, después de presentir un encuentro y una llamada[3], se pondrán en camino el próximo año. En su caminar, encontrarán múltiples ofertas de guías geográficas, gastronómicas, paisajísticas, culturales… No pocos llevarán sus mochilas cargadas de desengaños, problemas, dudas, miedos… Con este mismo bagaje caminaban los dos discípulos que, después de la muerte de Jesús, regresaban a su pueblo Emaús. Y Jesús se les apareció y caminaba con ellos ofreciéndoles luz y amor. ¿Encontrarán también los peregrinos a Santiago del presente y del futuro suficientes guías religiosos que respondan a sus interrogantes y les hagan cercano el rostro de Dios?
No cabe duda: un buen camino augura una buena meta. Al llegar a la Casa del Señor Santiago, el que ha sido acompañado y guiado por el camino podrá experimentar con más plenitud el abrazo y la sonrisa del Apóstol. En cualquier caso, él siempre reserva al que lo visita una sorpresa agradable y, como no, le llevará de la mano hasta Jesucristo, la verdadera meta. El que cruza ese Umbral, será así mismo amigo y testigo del Señor como lo fue el Apóstol Santiago. Porque –como dice tambiénnuestro arzobispo D. Julián- “el testimonio audaz del Apóstol Santiago es una oportunidad para redescubrir la vitalidad de la fe y de la misión, recibida en el Bautismo”[4].

[1] Mons. Julián Barrio Barrio, Anexo a la Carta Pastoral “Sal de tu tierra. El Apóstol Santiago te espera”, Santiago 2020.
[2] Mons. Julián Barrio Barrio, Carta Pastoral “Sal de tu tierra. El Apóstol Santiago te espera”, n. 25
[3] Ibidem, n. 16
[4] Ibidem, n. 1

0 comentarios: