26 mar. 2020

Cuaresmentena #12: Preparar el corazón para darse después

¿Cuántos años has empezado la cuaresma proponiéndote muchos propósitos, queriéndola vivir intensamente y cuando ha llegado Pascua te has dado cuenta de que ya ha acabado y no has tenido tiempo de prepararte cómo hubieras querido?
Este año te propongo que no vivas esta cuarentena como una limitación, quejándote por estar aburrido o no poder hacer todo lo que querrías, sino como una oportunidad, una oportunidad para vivir la cuaresma como la vivió Jesús.
Cuando oí que no podríamos salir de casa y que se suspendían todos los planes que teníamos previstos me puse muy triste, me pregunté porqué Dios permitía que se suspendieran la cenas Alpha, los retiros de Effetá donde iban a caminar algunos conocidos que lo necesitaban mucho y otros proyectos que con tanta ilusión habíamos preparado, si estos iban a acercar a más gente a Jesús.
Rezando me ido dando cuenta como Jesús también, antes de salir a evangelizar y empezar su misión, se retiró 40 días solo en el desierto. ¿Y que hizo Jesús esos 40 días estando solo? Pues preparar su corazón para poder darse después. Nosotros, estos días que estaremos más solos y con más tiempo, es una gran oportunidad para que, como hizo Jesús en la cuaresma, preparemos nuestro corazón para podernos dar cuando acabe, para poder rezar, conocernos mejor a nosotros mismos, ver nuestras virtudes y defectos, cómo Dios quiere usarnos…  (podrías empezar por escribir tu testimonio si no lo has hecho antes, por ejemplo). Y qué necesario nos es en este tiempo donde no paramos quietos y siempre queremos estar haciendo cosas, pararnos unos días. 
Por eso te propongo que aproveches al máximo este tiempo que Dios nos está regalando en casa para vivir la cuaresma que siempre has querido vivir y no has hecho antes. Seguro que será difícil, que te sentirás agobiado, que al estar encerrado con la familia tanto tiempo habrá discusiones… No olvides que Jesús en el desierto también tuvo tentaciones y lo pasó mal y aprovecha pues, para ofrecer estos sacrificios y prepararte para vencer las tentaciones.
Cris Bataller. 

0 comentarios: