20 mar. 2020

Cuaresma en Cuarentena #7: Nunca lograré pagar mis deudas, pero está bien porque Jesús ya quiso hacerlo por mí.



Para la reflexión de hoy, pensé en una canción que expresa bastante bien cómo me siento en esta Cuaresma – cuarentena. Se llama “Little Lion Man”, de Mumford and Sons. Voy a ir poniendo algunos trozos de la letra y lo que me dice a mí.




 Yo entiendo esta parte como si me la cantara a mí misma. Sobre todo en cuaresma, suelo tener este sentimiento de derrota, porque quiero ofrecer mis propósitos a Dios e intentar ser mejor; y, al principio suele ir bien, pero a medida que pasan los días, cada vez me cuesta más y pongo más excusas.
 

Esta parte es como si se la dijera a Jesús: Tú das tu vida por mí, y cargas mi pecado y mi culpa. 





Aquí es cuando me doy cuenta de mi pecado y me siento mal. Entonces, me dan muchas ganas de rendirme y no esforzarme más, porque total ya fallé de nuevo, ya lo fastidié.


Esta parte se parece a la primera. Nunca lograré pagar mis deudas, pero está bien porque Jesús ya quiso hacerlo por mí. Por esto, no hay que dejarnos llevar por el pesimismo; Jesús no nos pide que lo hagamos por nuestra cuenta, Él quiere ser nuestra fuerza.

Luego encontré esta foto en Pinterest que dice:

Paciencia: Cuando te enfrentes con tu propia debilidad durante la cuaresma, no caigas en la rabia, frustración y auto-compasión. Sé paciente y mírate como Dios lo hace, con amor incondicional.


Por último, quisiera invitarlos a todos a que nos paremos a pensar en todo lo bueno que tenemos y por lo que tenemos que estar agradecidos. Porque Jesús nos ama y quiere que seamos sus amigos, porque lo conocemos y porque nos da nuevas oportunidades todos los días para volver a empezar.

Verónica Matos, estudiante de medicina. 

0 comentarios: