8.5.19

Testimonios Camino de Santiago... Me dio Consuelo en mi tristeza.

Hola! Quiero contar mi testimonio. Vine al camino de Santiago sin expectativas, y sin un propósito claro por el cual caminar especialmente. Pero en el interior siempre lo supe y por más que caminaba más claro lo tenía.

En el camino, hubo un día que hablamos de las bienaventuranzas, ese día, recordé la razón de mi amor por Dios y cómo es que lo amo tanto, y el porqué de que el sea un padre para mi.
Una de las bienaventuranzas dice: Dichosos los tristes, que serán consolados, algunos no entendían las bienaventuranzas, pero yo lo tenía tan claro, porque yo lo viví.
Dios me ha consolado de un dolor muy profundo, el de no entender como un padre abandona a su familia, a sus hijas, como un padre escoge un día para morir, como toma por su cuenta la decisión de seguir viviendo, de morir, de suicidarse... Y de ese dolor, que he llevado desde que
recuerdo y que ha pasado por distintas etapas desde:
1. amor por mi padre, 2. descubrir cómo murió, 3. sentir el abandono y la falta de amor de padre, 4. de sentir la rabia de que él fuera tan egoísta de pensar solo en sus propios sentimientos, sin pensar en el daño que hacía a otros, 5. de llegar a entenderlo y creer que él lo hizo por nuestro bien, al final siento que él estaba muy perdido y solo, pensando en que no hacía hacía más en el mundo, que lastimar a otros, en su propia búsqueda del amor. 6. Y por último, la etapa, que entendí en el camino, la etapa de agradecerle a mi padre biológico la decisión que tomó, porque gracias a eso me dio un padre en el cielo que me acompaña en la tierra, me bendice, me ama y no me abandona. Y sé que perdonará a mi padre biológico y lo dejará estar en su presencia por amor. Porque por él y otras razones caminé.... y con mucha más razón el miércoles Santo, que fue el día que él escogió para morir.
Sé que mi padre biológico quiere que oremos por él, podría decir que lo siento tan cerca, pidiéndonos a mi y mi familia perdón e intercesión para poder ir al cielo. Y lo hago con amor, porque quiero que esté en un lugar mejor y tenga la felicidad de ver a Dios. Yo lo perdono y sé que mi madre y hermana también lo han hecho. Porque Dios nos ha consolado tanto, nos ha llenado de tanto amor, bendiciones y no podemos negarle a otros lo que Dios nos ha dado. Y como me dijo Dios en la vigilia del sábado:"amargura se convirtió en paz". Y es verdad, tengo paz y estoy convencida que tengo el mejor padre del mundo!!!
Me dio Consuelo en mi tristeza.







0 comentarios: