22.3.19

Testimonio Fátima 2019: La solución estaba en abrir bien los ojos y dejarme guiar por la virgen.

Tras un año complicado, la solución estaba en abrir bien los ojos y dejarme guiar por la virgen. 
Esta ha sido mi segunda peregrinación a Fátima, al principio no tenía ganas de ir, estaba muy centrado en el curso y en dedicar el tiempo libre a mis amigos, tanto que, fui desplazando lo verdaderamente importante a un segundo plano, y eso no me hacía feliz. 
El primer día en Fátima, estaba distraído por todo lo que tenía que hacer y había dejado por ir a la peregrinación, y no estaba disfrutando, pero gracias a algunas personas que también asistían a la peregrinación decidí cambiar el chip y comenzar a vivir la experiencia. 
Aún así yo seguía manteniendo todas mis preocupaciones y no paraba de darles vuelta en la cabeza, hasta que llegue a Fátima y todos los problemas, preocupaciones... se evadieron, y fue ahí cuando comencé a disfrutar del viaje. Me di cuenta de que al haber ido pasando de la virgen y de Jesús, había perdido mucho tiempo y muchos momentos felices, había llevado una vida monótona, aburrida y desgraciada, no conseguía controlar los nervios y los resultados no eran suficiente. Pero una vez allí, en la Capelinha delante de la virgen, la calma se apoderó de mí y me di cuenta de que a su lado, todo lo que me preocupa se solucionará y que confiando en ella todo es posible. 
Desde esta segunda peregrinación, mi vida ha cambiado y he vuelto a ser feliz de verdad y a sobreponerme a todo en la vida de la mano de la virgen, porque así todo es mucho más fácil. Además me ha servido para recargar energía y retomar mi vida con ganas, fuerza y una nueva visión, al saber que pase lo que pase, la virgen nunca nos abandonará.

Álex Fernández







0 comentarios: