11.10.18

Sínodo #8: “La vocación no nace en laboratorios, sino en las comunidades"

Cuan­do ha­bla­mos de “Igle­sia y jó­ve­nes”, la “y” esta de­más, por­que los jó­ve­nes son el pre­sen­te ac­ti­vo y no sólo el fu­tu­ro es­pe­ra­do para la Igle­sia: par­te de esta re­fle­xión la Oc­ta­va Con­gre­ga­ción Ge­ne­ral del Sí­no­do de los Obis­pos so­bre los Jó­ve­nes, que se lle­va a cabo en el Va­ti­cano has­ta el 28 de oc­tu­bre. De ahí, la ex­hor­ta­ción del Aula a apo­yar el ge­nio ju­ve­nil, pero tam­bién la lla­ma­da a una re­no­va­da cul­tu­ra vo­ca­cio­nal: la Pas­to­ral ju­ve­nil, – di­cen los Pa­dres Si­no­da­les – debe ayu­dar a los jó­ve­nes a dis­cer­nir los de­seos del co­ra­zón y a des­cu­brir qué “te­so­ro” lo hace la­tir.
El diá­lo­go en­tre an­cia­nos y jó­ve­nes sea sim­bió­ti­co
La vo­ca­ción – sub­ra­ya el Sí­no­do – no nace en el la­bo­ra­to­rio, sino en la co­mu­ni­dad: para ser ver­da­de­ra­men­te un “hos­pi­tal de cam­pa­ña”, y no una clí­ni­ca ex­clu­si­va, la Igle­sia debe en­ri­que­cer­se con re­la­cio­nes ver­da­de­ras, ser un es­pa­cio de co­mu­nión, es­tar lle­na de sen­ti­do. El dis­cer­ni­mien­to vo­ca­cio­nal, por tan­to, debe in­cluir un en­cuen­tro de mi­ra­das y la pas­to­ral ju­ve­nil nun­ca debe per­der de vis­ta el “con”, es de­cir, la re­la­ción di­rec­ta con los jó­ve­nes, el ha­blar con ellos, y no sólo de ellos. Sólo así ese diá­lo­go en­tre los sue­ños de los an­cia­nos y las vi­sio­nes de los jó­ve­nes, re­cor­da­do por el pro­fe­ta Joel, será sim­bió­ti­co, por­que en los jó­ve­nes la Igle­sia se mira a sí mis­ma y su fuer­za está pre­ci­sa­men­te en ser el lu­gar don­de los jó­ve­nes pue­den en­con­trar a Cris­to re­su­ci­ta­do.
Pro­mo­ver las res­pon­sa­bi­li­da­des de los jó­ve­nes
De aquí, la lla­ma­da a pen­sar fue­ra de los es­que­mas, mi­ran­do a un dis­cer­ni­mien­to ver­da­de­ro y a la es­cu­cha re­cí­pro­ca, para que el men­sa­je sal­ví­fi­co se trans­mi­ta de ma­ne­ra com­pren­si­ble y atrac­ti­va para las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes. En efec­to, no se les debe “sub­con­tra­tar” con pa­ter­na­lis­mo, sino que se les debe res­pon­sa­bi­li­zar e in­vo­lu­crar en la vida de la Igle­sia, para que pue­dan so­ñar a lo gran­de.
Edu­car al amor por los po­bres
Otro pun­to cen­tral de la vo­ca­ción es la edu­ca­ción en el amor a los po­bres: si no está el po­bre, no hay vo­ca­ción cris­tia­na, afir­ma el Sí­no­do, por­que los po­bres ayu­dan a com­pren­der la Pa­la­bra. Por esta ra­zón, es ne­ce­sa­rio que la Igle­sia ha­ble tam­bién con los sec­to­res más dé­bi­les de la ju­ven­tud, por­que ellos tam­bién son esen­cia­les para el ma­yor tra­ba­jo en equi­po, es de­cir, para se­guir a Je­sús. En esta pers­pec­ti­va, la lla­ma­da del Sí­no­do es a for­jar un ca­mino más hu­mano fren­te a un in­di­vi­dua­lis­mo exas­pe­ra­do, con vis­tas a la jus­ti­cia so­cial, el res­pe­to de los de­re­chos hu­ma­nos y la con­so­li­da­ción de una cul­tu­ra de la vida.
La Fa­mi­lia, cuna de la vida y la vo­ca­ción
La fa­mi­lia, la Igle­sia do­més­ti­ca – re­cuer­da el Sí­no­do – si­gue sien­do la cuna de la vida y de las vo­ca­cio­nes: en efec­to, es en la fa­mi­lia don­de la Igle­sia sien­te, con ale­gría y es­pe­ran­za, el pri­mer pe­re­gri­na­je de una vo­ca­ción y le co­rres­pon­de a la Igle­sia con­so­li­dar­la en la fe y en la ale­gría de la mi­sión. A me­nu­do – se nota – los pri­me­ros sig­nos de vo­ca­ción se ma­ni­fies­tan en los jue­gos que jue­gan los ni­ños: por eso es bueno que los pa­dres jue­guen con sus hi­jos, para ayu­dar­les a com­pren­der su vo­ca­ción.
El mo­de­lo de Je­sús con los dis­cí­pu­los de Emaús
Mi­ran­do, pues, al mun­do de hoy, que a ve­ces ri­di­cu­li­za los va­lo­res del Evan­ge­lio, los Pa­dres Si­no­da­les re­fle­xio­nan so­bre los jó­ve­nes que se ale­jan de la Igle­sia para re­fu­giar­se en fal­sos pa­raí­sos. ¿Qué ha­cer por ellos? La res­pues­ta es: mi­rar el en­cuen­tro de Je­sús con los dis­cí­pu­los de Emaús, es de­cir, la ne­ce­si­dad de ca­mi­nar jun­to a los jó­ve­nes, pero con­vir­tién­do­se en “uno de ellos”.
Acom­pa­ña­mien­to
Es­tar con los jó­ve­nes, por tan­to, sin con­de­nar su com­por­ta­mien­to, sino es­tan­do a su lado, per­dien­do el tiem­po con ellos, en­cen­dien­do sus co­ra­zo­nes: éste es el co­ra­zón del ver­da­de­ro acom­pa­ña­mien­to pas­to­ral. Sin ol­vi­dar que los ni­ños tam­bién bus­can el acom­pa­ña­mien­to de sus com­pa­ñe­ros, con el fin de com­par­tir las ex­pe­rien­cias de cada uno de ellos. En esta pers­pec­ti­va, al­gu­nas in­ter­ven­cio­nes pro­po­nen una pe­re­gri­na­ción en la que los Pa­dres Si­no­da­les y los jó­ve­nes par­ti­ci­pan­tes en el Sí­no­do ca­mi­nan jun­tos ha­cia los lu­ga­res sa­gra­dos pre­sen­tes en Roma.
La ver­da­de­ra li­ber­tad es ser uno mis­mo en el co­ra­zón de Je­sús
La su­ge­ren­cia del Sí­no­do es tam­bién co­no­cer me­jor el mun­do di­gi­tal, para que in­clu­so un te­lé­fono mó­vil se con­vier­ta, para los ni­ños, en un ca­mino ha­cia Cris­to, el ver­da­de­ro “nor­te” de la vida. Se re­cuer­da, de he­cho, que a me­nu­do los jó­ve­nes bus­can res­pues­tas en los mo­to­res de bús­que­da, pero lo que en­cuen­tran es sólo in­for­ma­ción téc­ni­ca o cien­tí­fi­ca, no amor, com­pren­sión, em­pa­tía o una ade­cua­da guía es­pi­ri­tual, como la Igle­sia, que les ayu­da a po­ner en prác­ti­ca sus op­cio­nes. Des­pués de todo – afir­ma el Aula – los jó­ve­nes bus­can una au­tén­ti­ca li­ber­tad, es de­cir, ser ellos mis­mos en el co­ra­zón de Je­sús, allí don­de pue­dan sen­tir­se aco­gi­dos, ama­dos y ver­da­de­ra­men­te en casa. Ade­más, las nue­vas tec­no­lo­gías, don­de ayu­dan a re­du­cir el con­su­mo – por ejem­plo, el con­su­mo de pa­pel –, res­pon­den a la sen­si­bi­li­dad de los jó­ve­nes más aten­tos a la pro­tec­ción de la Crea­ción.
La im­por­tan­cia de la ma­du­rez afec­ti­va
La Asam­blea Si­no­dal tam­bién in­sis­te en la im­por­tan­cia de la ma­du­rez emo­cio­nal, es de­cir, en la con­cien­cia de la cen­tra­li­dad del amor en la exis­ten­cia hu­ma­na. La edu­ca­ción se­xual co­rrec­ta­men­te en­ten­di­da – sub­ra­ya el Sí­no­do – debe apun­tar a la com­pren­sión y rea­li­za­ción de esta ver­dad, dan­do ca­bi­da tam­bién al amor a la cas­ti­dad, vir­tud que per­mi­te res­pe­tar y pro­mo­ver el sen­ti­do “nup­cial” del cuer­po. Fi­nal­men­te, el pen­sa­mien­to de los Pa­dres Si­no­da­les se di­ri­ge a los jó­ve­nes cris­tia­nos per­se­gui­dos y a los mu­chos sa­cer­do­tes que han muer­to en di­fe­ren­tes par­tes del mun­do, a ve­ces ase­si­na­dos pre­ci­sa­men­te por­que es­tán com­pro­me­ti­dos en la de­fen­sa de los jó­ve­nes: para ellos es­pe­ra­mos no sólo ayu­da ma­te­rial, sino tam­bién y so­bre todo cer­ca­nía y apo­yo es­pi­ri­tual.
(Isa­be­lla Piro – Ciu­dad del Va­ti­cano, va­ti­can­news.va)

0 comentarios: