8.9.18

Testimonio Tierra Santa: "Pude experimentar gozo, alegría y esperanza por primera vez en mucho tiempo".

¿Merece la pena ir? Definitivamente sí!  Esa ha sido mi respuesta a cada persona que me ha preguntado por Tierra Santa. 

En medio de la rutina diaria, trabajo y mil cosas más, yo no había tenido tiempo para prepararme para este viaje y menos para ser consciente de qué me esperaba allí, pero Dios tenía preparadas mil sorpresas que me dejaron con la boca abierta, como siempre :)

Así que ahí me planté en Tierra Santa, con una maleta hecha en el último momento y mil pensamientos como ¿Qué hago yo aquí?
Ahora puedo responder con 100% de seguridad que fue un viaje que Dios me regaló, que Él tenia preparado para mí, cada detalle, cada persona, cada lugar…

Ver los lugares que Jesús vio con sus propios ojos, pisar la tierra que Jesús pisó no se puede describir… Es alucinante!

Durante toda mi vida he oido en misa y leído en la Biblia todos los pasajes de la vida de Jesús, pero verlos con mis propios ojos me cambió totalmente la perspectiva. Definitivamente no poder dudar de lo que he visto con mis propios ojos, el lugar donde Jesús nació, murió y resucitó!

Cada lugar es especial y esencial. Jerusalén, lugar donde Jesús murió por cada uno de nosotros y resucitó; Belén, donde Jesús nació y donde puedes palpar lo que significa la familia; Nazaret, el sí de María; Cafarnaún, donde Jesús vivió parte de su vida pública, Galilea, Caná, el monte Tabor, el monte de las Bienaventuranzas… y muchos lugares más.

¿Qué fue lo que más me gustó?

Yo creo que en cada lugar revives algo que es super importante. Yo en Jerusalén pude ser consciente de que Jesús murió  por mí y lo hizo por amor y para salvarme de mis pecados por lo que pude arrepentirme y tomar decisiones. En Nazaret pude experimentar la presencia de María  de una manera que no sé explicar y  saber que ella es intercesora nuestra SIEMPRE!
Pude decirle a Dios que Sí le quiero en la misma piedra que Pedro lo hizo, sin dudar y con esperanza.
Pude experimentar gozo, alegría y esperanza por primera vez en mucho tiempo. 


Algo que quisiera recalcar es que de por sí Tierra Santa es un lugar increíble de visitar, pero es muy importante también con quién lo haces. Gracias a todas las personas que lo hicieron posible y a todas aquellas que vinieron conmigo, algunos dirán que es casualidad, yo digo que Dios lo planea todo al detalle. 
Gracias por cada palabra, muestra de cariño, risa y palabra que  tuvimos, realmente impactó mi corazón de muchas maneras.
Yo vuelvo queriendo contar a todo el mundo lo vivido, decir con certeza que creo en un Dios vivo y que además pone personas en tu camino para acompañarte y recordarte que Dios te ama!
Sara  Aldea





 
 

0 comentarios: