7.9.18

Testimonio Tierra Santa: "después de varios meses de incertidumbre y esperanza llegó la feliz noticia de nuestra participación".



En los caminos de Dios, todo es posible y los cristianos nos ponemos en sus manos y confiamos que todo va a ir bien, así se inició esta aventura cuando la pasada Semana Santa desde Depaxuventude, en el Camino de Santiago, nos ofrecían la posibilidad de participar en la peregrinación a Tierra Santa, nuestro hijo Pedro mostraba su voluntad de acudir y después de varios meses de incertidumbre y esperanza llegó la feliz noticia de nuestra participación.
Al ser menor había que acompañarle y un año después de haber vivido una experiencia única con los Peregrinos de la Parroquia Santa María la Blanca y la Parroquia de la Concepcion en Madrid, allí estábamos en el aeropuerto de Barajas cargados de nervios y mucha ilusión. 

Al ser mi segunda experiencia en la Tierra que pisó Jesús y acudir a la misma en un momento de mi vida algo agitado y triste, me puse en manos de Dios, como padre bueno, para que me ayudase a ser “Lazarillo” de mi hijo, y ha sido al contrario, él me ha abierto los ojos a la grandeza de las cosas pequeñas, desde la mirada de un adolescente.

Jerusalén, su templo, sus calles, Ein Kerem, El campo de los pastores, Belén, el desierto de las Tentaciones, el Mar Muerto, el Río Jordán, Nazaret, el Monte Tabor, el monte de las Bienaventuranzas, Cafarnaum, el primado de Pedro, La multiplicación de los panes y los peces, el Lago Tiberíades... todos lugares para no olvidar y llevar en el alma, todos cargados de sentimientos, personas, acciones y mucho Amor...
Hay una pregunta que me quita el sueño: Sois felices o solo lo parecéis ??
Con esta frase tan entrañable y poética del Padre Franciscano Paco Castro Miramontes hemos iniciado cada jornada de esta Peregrinación a Tierra Santa 2019 y han sido ocho días maravillosos en los que 



he parecido, sido y reflejado la felicidad de sentir a Jesús resucitado en cada uno de los Peregrinos que han formado parte de la misma.

Doy GRACIAS por ser tan afortunada de haber realizado esta peregrinación que me ha llenado de tanta Paz estando tan cerca de los pasos de Jesús, Una familia formada por 49 corazones que han dado lo mejor de sí y que me han hecho reflexionar sobre lo que realmente es importante en esta vida: 

EL AMOR TODO LO PUEDE, EL AMOR ECHA FUERA EL TEMOR. 


¡ Dios es AMOR !

Bendiciones.

Gemma Del Val













0 comentarios: