26.2.18

Testimonio Viernes Inquieto: Hoy he sentido la llamada…

 “Muy espontáneo y vivencial”


“Dinámico para todo tipo de gente”



“El moderador un crack”




“Testimonios sinceros. Los cuatro estaban muy felices”




“Nadie quería irse al acabar, una pasada”



Espectacular, así fue la mesa redonda del último viernes inquieto. Si algo se podría mejorar, es que la próxima nos dieran más tiempo, porque se pasó muy rápido. Julián, nuestro dinamizador habitual y moderador de esta mesa redonda, se vio obligado a seleccionar preguntas al final de la velada porque no daba tiempo a más.

Tuvimos la suerte de contar con cuatro ponentes. Los cuatro venían a tratar un tema importante en la vida de cualquier persona: la llamada. Se podría decir que estábamos hablando de alegría porque en todo momento tenían una sonrisa. Según uno de nuestros entrevistados: “Los cuatro estaban muy felices”.

Nuestros invitados estuvieron a la altura de las expectativas y las superaron. De izquierda a derecha estaban Conchi, Albert, Julián, Cristina y David. Conchi está consagrada, Albert es sacerdote, Cristina y David son novios y laicos y Julián ”… es un crack” como dijo para el titular uno de los entrevistados.

La mesa redonda transcurrió con preguntas realizadas por Julián. Un “formato distendido y ameno” (Cuando ponga comillas serán citas de entrevistados) en el que se vieron “realidades que no sueles ver” y en el que se percibía, sobre todo desde el palco que “todos estaban súper atentos” y en toda la sala “todos estaban a gusto”.

Tuvieron los cuatro invitados momento para responder a las preguntas de Julián, pero lo bueno no se hizo esperar y llegaron nuestras preguntas, las preguntas de los presentes que buscaban responder a las inquietudes que surgieran de los asistentes a la actividad.

Por un lado, estaban las llamadas de los novios y el sacerdote, que eran como más conocidas, y por otro la de Conchi. Ella dio “otra perspectiva, otra dimensión más desconocida” al hablarnos de su llamada a las Hijas de la Divina Pastora, Calasancias. Cuando lo preguntaron que pediría si Dios le concediera un deseo relacionado con la vocación ella respondió directamente, y escrito aquí resumidamente, que los jóvenes encuentren el objetivo de sus vidas.

Por otro todos nos sorprendimos todos al aprender que había tres modalidades en el concurso de canarios de la boca de Albert. “Albert compartió mucho de su vivencia, sus hobbies no impostado ni preparado”. Cuando habló sobre los gallegos “Nos definió muy bien, somos un cacho de pan”.

Y para hablar sobre Cristina y David no hay manera de no sorprenderse al ver la naturalidad de sus respuestas. Y de cómo aunque desde el público salían sonrisas cuando Cristina le decía a David: ”¿Quieres responder a ésta?” todos escuchaban atentamente. Posiblemente una de las anécdotas más graciosas “fue cuando Cristina se confundió y dijo que se planteó ser sacerdote”.

Llamativo fue cuando una vez terminada la mesa redonda “la gente se acercó” para hacer más preguntas y hablar con los ponentes. Y también que cuando estaba ya todo recogido “la gente no se marchaba”.


Así que ya sabes, si sientes una fuerza imparable por descubrir cosas nuevas, si una vez que te han explicado algo no puedes pasar sin preguntar y/o si simplemente quieres aprender o conocer gente nueva; te recomiendo que vengas a conocer los viernes inquietos y que los conozcas de primera mano, los vas a disfrutar.














0 comentarios: