1.6.17

Testimonio VI Lourdes

Cuando me propusieron ir a Lourdes, realmente me decidía  de ir por curiosidad, una excursión mas,  (pensaba yo). Nada más lejos de la realidad, nunca me había imaginado el poder vivir algo como esto.

Tengo la sensación de haber estado un mes entero allí. Una vez que entras en Lourdes y empiezas esa aventura, tu mundo cambia, es como si hubiese dos mundos paralelos, como si aquello fuese otra dimensión distinta a la que conoces.

Un sentimiento de llevar mucho tiempo nadando en un océano donde no hay tierra firme y Lourdes se volvió una isla firme donde descansar mi cuerpo y mi alma cansados.

Tu vida cotidiana se difumina y es como si allí estuvieras en casa, el cansancio desaparece por muchas horas que trabajes y muy pocas horas que duermas, siempre puedes con más, mucho más…
La sensación de conocer de  hace meses a las personas con las que compartes el viaje es fantástica, nadie es extraño, todos somos compañeros y amigos.

He vivido cosas que nunca había imaginado, conocido personitas que solo tenían amor y agradecimiento en la mirada a pesar de sus dificultades, que te cogían las manos y te daban 10 veces las gracias por ayudarles a beber un vaso de agua, algo que yo siempre vi simple y que muchas personas hacemos mecánicamente y que ahora valoro como jamás lo había hecho.

Los enfermos son personas llenas de vida, con almas jóvenes, sonrisas sinceras y miradas tiernas, personas que comparten todo lo que son contigo, contagiándote sus ganas de vivir, demostrando que el cariño es el mejor camino para llegar a todos lados y que un abrazo y un beso cuando son sinceros curan el  corazón y el alma.

Hay un antes y un después de Lourdes, ya no vuelves a ver la vida de la misma forma y aprendes a ver mas allá, mas allá de lo visible y sin duda es una de las vistas mas hermosas que he visto nunca.

Como explicar la magia que desprende ese lugar…. no se puede expresar con palabras, solo puedes sentirlo viviéndolo allí, solo así podrás saberlo.

Da igual todas las explicaciones que pueda dar y las fotos que pueda enseñar para intentar mostrar lo que es aquello, no son suficientes… de todo lo que pudiera yo contar la persona que me escucha tendría que multiplicarlo por miles…  solo viviéndolo lo entiendes, entiendes el significado del verdadero Amor, un amor sin condiciones, sin reproches, sin barreras, un amor que vale la pena sentir y vivir.

Solo tengo palabras de agradecimiento y sentimientos puros hacia lo vivido allí, el miedo por muchas cosas se desvanece y deja paso a las ganas de afrontarlo todo con una mente abierta.
Gracias por lo vivido.
Gracias por las lecciones aprendidas.
Gracias por el privilegio de formar parte de algo tan grande.
Gracias, siempre GRACIAS.                      

Natalia 








0 comentarios: