28.6.17

Testimonio ULELN A Coruña

Ha sido una experiencia buenísima!!

He de reconocer que al principio no tenía muchas ganas, yo decía: llega el verano y se ese está mejor en casa, además tener que ir hasta Coruña... y lo peor de todo es que claro, no conozco a nadie ¿como voy a ir?

Así de negativa empezaba pero fue gracias a la insistencia de Javi y también de mi hermana Carmen qué terminaron por convencerme (pero sólo un poco) para que fuera. Y ¿qué pasó? Desde el minuto uno fuí recibida, acogida y querida por todos los demás jóvenes centinelas que al igual que yo (unos más animados que otros) queríamos evangelizar. Se nos explicó una cosa que a mí, desde que lo había escuchado, me había llamado la atención, el porqué de ese nombre, "Una luz en la noche"(ULELN) .














"Los grandes eventos de Dios ocurrieron en la noche, Dios actúa en la noche", yo me quedé con estas palabras y entonces me di cuenta de que Dios quería actuar por medio de nosotros para ayudar a mucha gente y comprendí que era importante mi labor como centinela. Tras haber pasado una tarde en compañía de otros jóvenes estupendos y haber recibido un poco de formación, en la capilla de San Nicolás tuvimos un rato de adoración y después fuimos nominados en cada uno de nuestros ministerios correspondientes. Alguna otra vez ya tendría pensado que ministerio quería que me tocase, pero sin embargo, en esa noche estaba dispuesta a lo que Dios quisiera porque pensaba: bueno si no soy capaz o si me quedo en blanco estoy segura de que Dios proveerá.


A mí me tocó acoger a las personas que llegaban a la capilla y acompañarlos en su oración ante Jesús Eucaristía. Al principio casi todos los que se acercaban era simplemente por curiosidad, no por curiosidad por Jesús, sino curiosidad por como a esas horas estaba la Iglesia abierta. Nunca había pensado que sería tan complicado este ministerio porque yo tenía mucho miedo de hacerlo mal y de no acoger a las personas como las habría cogido Jesús, de no decirle las palabras correctas que habría dicho Jesús... De todas formas el miedo no me venció y acogí a 3 personas. Una de ellas era una joven portuguesa un poco más pequeña que yo. La verdad es que el idioma no fue ningún problema, sin duda se notó la presencia del Espíritu Santo. Aunque para ser sincera muy bien no sé si me entendió pero yo creo que la oración le ayudó porque al terminar ella salió a fuera y le dijo a su madre " é como uma energia". Y es que es cierto cuando Dios te toca te sientes llena de energía, no se trata de magia , simplemente el amor de Dios.

También acogí a un señor ya más mayor que se llamaba Ángel pero a pesar de ser cristiano él sentía que le faltaba algo y ese algo quería pedírselo a Jesús esa noche. La última chica a la que acompañé hacia Jesús también se llamaba María y ella quería que su acompañante y amigo se convirtiera del todo, que terminara de creerse que Jesús está vivo. Con ella me dicuenta de que realmente Jesús te habla muchas veces por medio de otras personas y yo que creía que era yo la que tenía que hablar por Jesús en esa noche, y lo encontré en esa misma chica. En ella vi el amor fraterno, el querer anunciar a Jesucristo, el perder la vida para que otros la ganen... Es como si realmente fuese ella mi centinela.

Después de un día con una noche muy larga, llegó el domingo. Celebramos misa en el convento de las Carmelitas de Coruña y después nos fuimos al aguapark. 

Si tuviese que resumir esta experiencia en pocas palabras me quedaría con la acogida que sentí por parte de la gente.  Hay que ver cómo hace Dios las cosas, tenía que acoger a la gente y sin embargo, la mejor acogida me la llevé yo. 
Fui con un pensamiento un poco negativo y sin embargo me he venido para casa más contenta que nunca y con muchísimas ganas de que sea la próxima.

Así que si Dios quiere nos veremos pronto!!!!

GRACIAS POR TODO!!

0 comentarios: