2.5.17

CRÓNICA DEL 2º ENCUENTRO DE JÓVENES EN LA “COSTA DA MORTE”

El sábado 22 de abril tuvo lugar en Vimianzo el 2º Encuentro de Jóvenes de los arciprestazgos de Nemancos, Soneira y Duio (Costa da Morte) bajo el título “¿DE QUÉ VENÍAIS HABLANDO POR EL CAMINO?” (Lc 24, 17). A media mañana nos reuníamos en las inmediaciones del castillo de Vimianzo más de 130 personas, de los cuales al menos un centenar eran confirmandos, el resto eran catequistas y jóvenes universitarios. La jornada comenzó con una serie de juegos y cantos que rompieron el hielo y nos ayudaron a vencer la timidez que se había creado después de varios meses sin vernos. Nos habíamos encontrado antes en Muxía, en diciembre, con motivo de la Vigilia de la Inmaculada. Vinimos esta vez desde Camelle, Camariñas, Zas, Baio, Vimianzo, Fisterra, Duio, Cee…


Después de los juegos, y bajo un sol que empezaba a picar, ascendimos a la ermita de San Bartolomé, al tiempo que en pequeños grupos profundizábamos el pasaje pascual de los discípulos de Emaús (Lc 24, 13-35). Una vez arriba contemplamos la majestuosa panorámica de la zona y nos hicimos una foto de grupo.




Nos desplazamos entonces al monte Areosa, también cercano a Vimianzo, y comimos en el lugar donde anualmente se celebra la tradicional “rapa das bestas”. Después llevamos a cabo una gynkana con las más variopintas pruebas y juegos.

Por la tarde se ofreció a todos la posibilidad de acercarse a Jesús en el sacramento del perdón. Para preparar este momento, Jorge Mira, conocido catedrático de Física en la Universidad de Santiago de Compostela y divulgador científico, pero también catequista de confirmación en la parroquia de Baio, nos habló con autoridad de la fe cristiana, de su razonabilidad y del perdón como una de las formas en las que Dios nos regala su amor. Después de esta motivación, y mientras no pocos acudían al sacramento, tuvimos la oportunidad de escuchar los testimonios de dos jóvenes (Mateo,
seminarista y Victoria). Nos contaron cómo se encontraron con Jesús y cómo ese encuentro había cambiado sus vidas. Lo hicieron con sencillez y cercanía, de un modo simpático y por momentos sobrecogedor.


Finalmente celebramos una eucaristía al aire libre, en un clima de alegría pascual, en la que agradecimos a Jesús que nos acompañe en el camino, que se interese por nuestra vida y nos explique las Escrituras. El encuentro terminó con una explosión de música y baile protagonizados por los jóvenes colaboradores de la Delegación de Infancia e Xuventude. Cuando los autobuses partieron, allí quedaban ellos despidiéndonos; y nosotros, satisfechos del día, preguntándonos cuándo será el siguiente encuentro, cuándo nos volveremos a ver.

Nacho Delgado
Responsable de Pastoral Juvenil 
en la Costa da Morte






0 comentarios: