2 mar. 2016

Pues a pesar del frío, muy bien. Testimonio ULELN

Cada luz en la noche para mi, es una felicidad poder salir a evangelizar, junto con otros jóvenes de nuestra diócesis,  al igual que los discípulos y saber que Jesús está vivo y camina delante de nosotros. 


En mi caso es una forma de darle las gracias al Señor y a los demás y de gritar que la felicidad y el amor está en Cristo y no en lo material. 

Cuando yo vivía en la calle, robaba y hacía mucho daño insultando o peleándome, Jesús no tuvo vergüenza de mí ni me juzgó

Pues yo ahora le doy gracias y salgo a evangelizar sin miedo ni vergüenza y me siento muy querido por todos vosotros. 

Así que mi deber ahora es llevar a Jesús a otras personas para que tengan fe, amor y la certeza de que Jesús nos sigue esperando a todos

¡Estoy ya listo para la siguiente!



Rubén Redondo Mosteiro

0 comentarios: