5.5.15

Testimonios Una Luz en la Noche en Ourense

"Mi segunda luz en la noche, y esta vez tocaba en casa. Los nervios previos fueron inevitables, y todos, aunque tratásemos de disimularlo, teníamos miedo a que en nuestra ciudad esta iniciativa no funcionase. Pero una vez más, el amor de Jesús no pasó desapercibido y muchos jóvenes han querido encontrarse con Él esa noche.
 
En esta ocasión el Señor dispuso que repitiera ministerio y me quedase acogiendo en la Iglesia. Desde el momento en que se abrieron las puertas comenzaron entrar jóvenes intrigados por lo que allí estaba ocurriendo. Cuando entran sus caras muestran el desconcierto, el no saber que hacen allí, ni quién los ha mandado entrar… Todo empieza a cambiar cuando les indicas que Jesús es el anfitrión de la noche y que los está esperando. 
 
Les das un papel en blanco y un boli que los obliga a frenar, a dejar de echar cuentas de las copas que se pueden tomar esta noche y pararse a pensar en ellos mismos. Van a hacer un examen en el que no hay preguntas, solamente hay un amor infinito que tantas veces no correspondemos. En el acompañamiento por el pasillo, te cuentan parte de la reflexión que han estado haciendo, sus dudas, sus problemas…y es ahí cuando te das cuenta de que Jesús te está usando como instrumento para acercarlos a  Él con cada palabra, al igual que con cada paso que das por el centro de la Iglesia. Y por fin, llegó el momento, cara a cara con Él ya no hay dudas, no hay miedos, ni hay problemas ¡Jesús te habla!

Confieso que cuando mis amigos me contaban su experiencia de ULELN, siempre pensaba que quizás no era para tanto y que estaban exagerando. Ahora puedo decir que no, ¡incluso se quedaban cortos! La gente que se acoge no olvidará que en esa noche estuvieron postrados ante Jesús vivo, pero sin duda los que participamos somos los más tocados, los que salimos más evangelizados en esa noche. Nos unimos por Jesús, para anunciar que Él sigue vivo en medio de nosotros, y compartir nuestra alegría con los demás. Estar tantas horas con Él nos toca el corazón y poniéndonos a sus pies nos descubre y nos destapa, con Jesús no hay secretos que valgan.  

Gracias Jesús por todo el bien que me has regalado a mí y a otros muchos en esa noche, que nunca olvidaremos, gracias a todos los que nos habéis encomendado en vuestras oraciones y gracias también a los que con tanto cariño habéis organizado todo. ¡Nunca os canséis!"

Adrián Rodríguez Iglesias - Ourense

0 comentarios: