30.4.14

Testimonios Camino de Santiago 2014 (2)

Desde que supe que había sido asignada para venir a estudiar a Santiago de Compostela (soy de Mexico), hacer el Camino de Santiago se convirtió en mi mayor aspiración.

Había pensado mucho en qué necesitaría, dónde comenzaría el recorrido, cuánto tiempo le dedicaría, si lo haría sola o buscaría compañía; y aunque en un principio se presentaron muchos obstáculos, Dios me sorprendió guiándome hacia lo que se convertiría en una de las mejores experiencias de mi vida.

No logró imaginar una mejor manera en la que pude haber realizado el Camino de Santiago. No solo fue un peregrinaje, fue un camino espiritual que compartí con un hermoso grupo de jóvenes con los mismos ideales, la misma Fe que nos ha impulsado a ser felices en nuestra Iglesia y a quienes aprecio profundamente.

Realizarlo no sólo conlleva un esfuerzo físico, sino también te da la oportunidad de despegarte de las cosas materiales y ver con mayor apreciación lo que en realidad es importante, aprendes a dar gracias por cuanto tienes y cuanto no. Además, te dedicas a observar cada uno de los paisajes con los que te topas en la travesía, vistas que muchas veces pasamos de largo en nuestro día a día y que son la prueba misma del amor de Dios.

Dicen que hacer el camino de Santiago te cambia la vida y, aunque tengo que aceptar que lo dudaba, ahora sé que es más que cierto. Sin duda es una experiencia que marcó mi vida, jamás olvidaré Semana Santa 2014.

¡Saludos!
Myriam Ponce 

Yo llegué al Camino de Santiago por muchas casualidades. En un principio me emocionaba más el reto "físico" de caminar tantos kilómetros.. o la oportunidad de ver paisajes bonitos; sin embargo, a medida que pasaban los días mi enfoque iba cambiando. Oír a Javi cura decir que Dios utilizaba medios y personas para ponerte en el lugar que él quería que estuvieras me hizo pensar que quizás era el momento de reconciliarme con él, porque había pasado un tiempo alejada. Y así fue, día con día.. sin nisiquiera buscarlo, tuve la oportunidad de vivir momentos que me hacían sentir en paz, feliz y amada... fue increíble conocer a tantas personas que te hacían ver las cosas cosas distintas, que te platicaban sus experiencias.. y sobre todo que se sinceraban mucho. Me pone muy feliz pensar en el cariño que se formó al final entre todo el grupo, sin importar las edades. Este camino ha sido una experiencia única en mi vida!! me siento afortunada de haberla podido vivir :)
Ana Cristina Zepeda

Al llegar a Tui y encontrarme con mis amigos no dudé en que me lo iba pasar bien. Pero no me podía imaginar lo que me esperaba... Conocí y me hice amigo de mucha más gente. Personas maravillosas a las que espero volver a ver pronto. Además sentí más que nunca la presencia de Dios en nosotros ¿Cómo poder olvidar aquel maravilloso Vía Crucis? ¿Cómo no recordar aquella Vigilia Pascual tan emocionante? En este Camino he aprendido dos cosas: la primera; que el cariño y el afecto hacia las personas que queremos se demuestra en pequeños actos. Y la segunda; que el amor de Dios hacia nosotros se demuestra en grandes actos como el regalo de esta Semana Santa. Y en cuanto a la gente que he conocido, da igual que nos separe la distancia. Da igual que unos seamos de Galicia, otros de Madrid, otros de Extremadura o del otro lado del  charco. Lo que importa es habernos conocido y habernos hecho amigos. Por eso doy gracias una vez más a Dios por haber realizado el Camino y por conocer a personas como ellos ;)
Elías Ruiz 

Es la primera vez que hago el camino. Al principio tenía una leve idea de como iba a ser esa semana pero desde luego no la imaginaba tan emocionante. Cada día que pasaba me iba gustando más y más compartir esa experiencia única con gente nueva que poco a poco llegamos a ser como una gran familia. Cuando era la hora de despedirnos no me podía creer que ya llegáramos a Santiago y que cada uno de nosotros tenía que coger su destino, pues me había acostumbrado a veros en todo momento, y no veros se me hacía extraño. Pero que sepáis que os llevo siempre en mi corazón y os cogí muchísimo cariño. También nunca sentí tan cerca a Dios como lo siento desde que hice el camino. Simplemente me ha  cambiado la vida. Gracias por ser como sois porque así os recordaré siempre.  
Marta Martínez



¡GRACIAS UNA VEZ MÁS!
¡BUEN CAMINO PEREGRINO!  

0 comentarios: