6.4.10

CAMINO DE SANTIAGO. SEMANA SANTA 2010

MI EXPERIENCIA EN EL CAMINO

Cristo reina:

“ Sin dolor no hay camino” . con esta frase comencé esta gran experiencia de vida, además de ser un esfuerzo físico, afirmo que ha sido rutas donde me ha permitido encontrarme conmigo misma, con los que te acompañan en el camino y con mi Dios.

Al principio nerviosa por lo que me iba a encontrar, con dudas sí podría superar todos los trayectos, pero siempre he sentido esa fuerza interior que mi Dios me regalaba para poder llegar al final y sentir ese gozo que no sabría cómo explicarlo…

Pero todo no ha sido de color de rosa, cargar con dolores, sentirme cansada, pobre, débil, ha sido una superación más en mi vida. Recuerdo esta frase que escuché durante el camino: “ como se camina, se vive”. Había días que sentías que nunca llegaría el final, otros días sentía que tenía que despojarme del peso que llevaba para poder caminar más ligera, he sentido como el camino habla de la vida, hay momentos alegres, otros que necesitas soledad para tener una encuentro verdadero con mi Dios, otros momentos donde necesitas de alguien que te ayude a caminar, otros momentos que sientes que te quedas en mitad de camino, otros momentos sientes que no avanzas, que estas estancada y nunca llega el final, otros momentos donde sientes mucho dolor, pero siempre pensado que cada paso que daba, que han sido miles, lo hacía por mi Dios.

En este peregrinar hacía Santiago, sientes el apoyo mutuo, el servicio, la alegría, la oración de cada mañana, el regalo de la eucaristía diaria, el sentir el perdón, las veladas, tampoco han faltado los momentos de dureza, de desánimo, de ampollas y dolores, pero el sacrificio de cada uno y el ánimo del grupo por fin nos ha permitido poder llegar todos cantando (Todo peregrino tiene una deseo es llegar a Santiago con mucho deseo…) y con mucha emoción recibir el abrazo de cada uno que te ha acompañado en el camino y felicitarnos. Todos los días nos encontrábamos con muchos peregrinos y sentía que todo éramos iguales, siempre me encontraba en el camino con una niña con síndrome de down, sentía su dolor en su cara, pero no paraba de caminar, todos le dábamos ánimo y se le iluminaba la cara de felicidad, la recuerdo en la plaza de la catedral llorando de alegría y todos dándoles besos, hay sentí que Dios estaba muy presente.

El gozo de darle el abrazo al apóstol y ofrecerles mis intenciones, y al fin celebrar todos juntos en Amor de Dios que ha vencido a la muerte

En conclusión ponernos en camino, pues siempre se trata de avanzar hacia la Luz que nos da sentido a nuestra vida: Cristo el Señor ha Resucitado ¡!!!.

Esther Pedraza Ruz

Postulante Hijas de Cristo Rey

camino de la cruz

2 comentarios:

Inma Touris Grande dijo...

Esta peregrina si que vale "aaanimo chicos, todo es psicolóooogico", aunque fuera una imitación de la original, jajjajajjajaja.
Animo a todos a contar vuestra experiencia en el camino, y a mi misma también.

Marita dijo...

Miles de pasos jejej.

La verdad que no se si existe un record guiness sobre este tema podias ser la primera jejeje

Como se camina, se vive!

TODOS LOS PEREGRINOS TIENEN UN DESEO...

Gracias Esther!