Encuentro Diocesano de Niños

Actualiza tu Diócesis

Camino de Santiago 2017

Una Semana Santa diferente

Una Luz En La Noche

Pontevedra

Una Luz En La Noche

Pontevedra

24.4.17

Cantar en la CLAUSURA DEL SÍNODO DIOCESANO.

SECRETARIADO DIOCESANO
DE MÚSICA SACRA

EL SÁBADO 29 DE ABRIL A LAS 12:00
EN LA CATEDRAL DE SANTIAGO

tendrá lugar uno de los acontecimientos diocesanos más importantes de los últimos años, la CLAUSURA DEL SÍNODO DIOCESANO.

Con tal motivo, desde el Secretariado Diocesano de Música Sacra queremos propiciar que este acontecimiento sea una verdadera fiesta diocesana, por ello INVITAMOS a participar en el "Coro Diocesano" –como en otras ocasiones– a todas las personas de la diócesis que quieran formar parte de esta interesante experiencia musical.

Podrán encontrar  los audios del repertorio y toda la información que necesiten en la web de la Delegación de Liturgia www.liturxia.com

Es imprescindible que se inscriban para poder reservarles un sitio en la catedral ya que la celebración será en la Misa del Peregrino ¡ANÍMALOS A CANTAR!

Como siempre, todo esto, no sería posible si vuestra colaboración, muchísimas gracias.

Un fraternal saludo.

Oscar Valado Domínguez
Secretariado de Música Sacra

Testimonio Camino de Santiago 2017: Dios mostrando su amor


Ya había hecho más veces el Camino y este año pensaba en dejarlo pasar. Sin embargo, a todo al que le comentaba esto me insistía en que fuese. 


Tras unas cuantas dudas me animé porque en el fondo sabía que lo necesitaba para vivir bien la Semana Santa. Ya en el Camino conocí a mucha gente y me reencontré con muchos que hacía tiempo que no veía y ya les echaba de menos. 

A lo largo de los días, las dudas que tenía de si había hecho bien en ir se fueron disipando. Creo que esta es una de las formas que tiene Dios de mostrarnos su amor, poniendo en nuestra vida personas que te sacan una sonrisa y con las que te sientes realmente feliz. A todos ellos quiero daros las gracias por peregrinar conmigo durante esa semana y espero volver a veros a todos pronto.

Elías








Vídeo EDN 2017: Chicos/as del Hogar de Santa Margarita


Os dejamos a los niños del Hogar de Santa Margarita y su opinión e ideas sobre La Diócesis.

23.4.17

Testimonio Camino 2017: Tú eres el Camino

Al final de la Cuaresma me estaba preguntando como podría vivir bien la Semana Santa, estando lejos de mi familia, de mi parroquia y de mí país (soy de Polonia). 



















Siempre pasaba este tiempo preparando las oraciones para los jovenes, ayudando con los adornos en la paroquia, participando en todas las ceremonias en la iglesia y haciendo tareas de casa (en mi país se suele hacer la limpieza general antes de la Pascua). Esto era bueno, pero a vezes, con tantas cosas, y corriendo de un lado a otro, me faltaba tiempo para reflexionar y verdaderamente encontrarme con Cristo. Cuando me han hablado sobre el camino de Santiago no dude en hacerlo. No solo para tener una nueva experiencia y recibir la compotela, sino para probar vivir bien y de otro modo este tiempo.

Durante del camino conocí mucha gente buena, que no tienen miedo de hablar de su fe, aunque otros, de su entorno, los traten como raros. Pero sobretodo encontré a Jesús. En sus caras sonrientes, ofreciendo su ayuda, animo y cariño, en los momentos de más cansancio. También en otros peregrinos encontrados durante de las etapas, que aunque no me conosieron compartieron conmigo su testimonio de fe y ofrecieron su ayuda. Jesús estaba caminando conmigo también en los tiempos de silencio, de reflexionar y de confesión.


Los momentos más especiales del camino fueron los tres últimos días. Me di cuenta cuanto nesesito a Jesús en mi vida y sobre su amor hasta el extremo. "Cerca de Ti Jesús yo quiero estar, de tu presencia no me quiero alejar" - todavía tengo en la cabeza las palabras de esta canción, que cantabamos en estos días.



Vuelvo del camino con la cara más roja del sol, con más amistades en Faceboook, muchas fotos y algunos selfies pero también con verdadera alegría y las fuerzas para enfrentarse de mis problemas de vida cotidiana. El camino no se termina, Jesús es nuestro Camino, hacia otro destino, mucho mejor que Santiago. 


Renata












22.4.17

Primeras cartas para nuestro arzobispo

Desde la parroquia de Santiago do Deán nos llegan las primeras opiniones y ruegos de los niños de la parroquia:







Pablo
Pide al arzobispo que innove la iglesia para que los niños y niñas se integren mejor


José
Le gusta mucho la catedral y la relación que ella guarda con el camino de Santiago

Silvia
Pide al arzobispo que les cuente a los niños cómo es un día en la vida del arzobispo y que los visite de vez en cuando.


Iago
Como el resto de sus compañeros quiere que arzobispo los visite pero que si no se puede, les escriba una carta y que la lean en misa

Elena
Pide al arzobispo que rece mucho para que venga la paz al mundo






Camino de Santiago 2017:Caminante no hay Camino el Camino se hace al Andar

Pasan los días, pasan las horas, y al camino me animo. Pasan las semanas y con “Una luz en la Noche” lo Inicio. Domingo 9 de Abril, llegada a Tui, nos presentamos y me asignan funciones dentro del equipo de responsables. Día tras día tuve que acostarme de los últimos y levantarme de los primeros. Lunes 10 de Abril, etapa Tui-Porriño, tuve el primer gran regalo del camino. Hablar con una Servidora del Evangelio que terminaría por darme su testimonio de vida y con la que yo haría lo propio. Curiosamente, esa tarde nos daría una charla sobre Abraham, el Patriarca de la Iglesia. Charla que se podría relacionar con mi oración, puesto que en los primeros que pensé al iniciar mi camino fueron en mis padres. Martes 11 de Abril, etapa Porriño-Redondela, meditamos y reflexionamos sobre la liberación de todo lo que nos encadena. Miércoles 12 de Abril, etapa Porriño-Pontevedra, celebraríamos la Fiesta del Perdón. Jueves 13 de Abril, etapa Porriño- Caldas de Reis, punto de inflexión e inicio del Triduo Pascual.


Todas y cada una de las etapas del Triduo Pascual las iniciaríamos con una hora de camino en silencio. Silencio meditativo en actitud orante. Uno de los peregrinos tenía los pies destrozados. Me quedé rezagado con él mucho más atrás de la cola del pelotón. Terminaría saliéndome del camino para buscar un punto de recogida en la carretera general para que pudiesen llevarse al peregrino. Cuando llegó la furgoneta, yo quería recuperar al pelotón, que me llevaba en torno a una hora de distancia andando. Pero me insistieron en acercarme un poco. Nada más subir, expliqué que me parecía una oportunidad para hacer un tramo del camino completamente solo meditando. Al oír el motivo por el cual quería seguir andando, me acercaron al punto de acceso al camino más cercano y me dejaron continuar andando. Este momento terminaría resultando la causa que justifica mi camino. Dispuse de horas de silencio y meditación para mí y para Jesús. Horas en las que terminaría meditando todos y cada uno de los Misterios Dolorosos del Santísimo Rosario. Iniciaría imaginándome que podría pasarse por la cabeza de Jesús en la oración del huerto, dejaría atrás lo que implica detalles menores de mi vida, y pensé en el valor de las palabras “Hágase Tu Voluntad” referidas al Padre. A continuación seguiría la Flagelación de Jesús, con un látigo con salientes de huesos en su extremo. Látigo que desgarra la piel y la carne dejando el cuerpo ensangrentado. Latigazos tras los cuales seguirían la Coronación de Espinas. Dispuesta sobre la cabeza de Jesús, y clavada con saña en actitud burlesca. Coronación tras la cual seguiría la carga de una Cruz con la que tendría que subir el Monte calvario, sudoroso a pleno sol, sediento y sangriento. Con observadores a ambos lados que se mofarían de Él, pero también rodeado de personas puntuales y seguidores que sentirían compasión. Por último, tenemos su enclavado en la cruz, manos y pies atravesados y sangrantes para su alzamiento hasta su muerte. Por primera vez en mi vida, me di cuenta de que todo esto no fue un suceso histórico sin más, sino que cada vez que peco, SOY YO el que: flagela, corona con espinas, hace cargar una cruz subiendo un monte y MATA A JESÚS clavándolo sobre una cruz. Cada vez que meditaba todos y cada uno de los misterios no pude evitar que se me derramase alguna que otra lágrima. Y se introdujo en mí un deseo que se empezó a desarrollar durante “Una Luz en la Noche”. Deseo que no es otro que por un instante, no sea siempre Jesús el que tenga que cargar con nuestros pecados, con todas nuestras debilidades, con todos nuestros miedos, con todas nuestras ataduras. Que no sea Él el que nos tenga que consolar, sino que seamos todos y cada uno de nosotros los que busquemos consolarle a Él.


En la Noche del Jueves Santo, tendríamos una Hora Santa de Oración. Para mi sorpresa, la persona que la dirigió, y con la que no había hablado previamente sobre la misma, nos orientó a pensar todos y cada uno de los detalles que había meditado por la mañana. Sin duda mi Mañana del Jueves Santo fue un momento Providencial que se confirmaría con la Hora santa de la Noche.

Viernes 14 de Abril, etapa Caldas de Reis-Padrón. Durante la misma, tuve la oportunidad de escuchar a una persona que me escogió para dar testimonio de su vida. Y desde mi experiencia, intente seleccionar aquello que había vivido y que podría ayudarle. Sin duda sentí que serví como instrumento de Dios. Por la tarde asistiríamos a oficios, por primera vez vería como desclavan y bajan de la cruz a Jesús. Por la noche realizaríamos el Vía Crucis, en el cual me terminaría tocando preparar la estación número 13, estación en la que realizaríamos la siguiente reflexión: “Cuando alguien es un habitual en nuestra vida, uno puede pensar que no tiene responsabilidad para con Él. Sentir indiferencia, o incluso llegar a burlarse, echando suciedad sobre su cuerpo, haciéndoles sangrar. Pero cuando ya no están esas personas, terminamos sintiendo un vacío en nuestro interior, y nos arrepentimos de no haberlo dado todo por amar a alguien cuando tuvimos la oportunidad. A veces en nuestra vida no nos damos cuenta del valor de las personas que nos rodean, del bien al que nos pueden llevar. Por desgracia, solo echamos de menos sus cualidades una vez perdida la persona, y no vemos lo que estamos despreciando hasta el momento en que no podemos recuperarla.”


Sábado 15 de Abril, llegada a Santiago de Compostela. Tuve la oportunidad de compartir testimonio con otra persona con la que hablé largo y tendido, de ahora en adelante seremos hermanos por siempre. Al llegar estallamos de gozo y Júbilo, y por la noche celebramos la Vigilia Pascual. Vigilia llena de Cantos en la que Incluso llegamos a Bailar, el broche de oro de una etapa que se inició en Fátima previamente al inicio de la Cuaresma, y concluye con la Muerte y Resurrección de Nuestro Señor, con el triunfo del Bien sobre el Mal.


Xaverium Bernal Pampín












21.4.17

Camino de Santiago 2017: un camino interior con cristo

C:\Users\abc\Downloads\IMG_20170412_204343.jpgOtro año más que participo en el Camino de Santiago. De todo corazón estoy convencido que es genial. Una experiencia única y tan bonita que me hace sentir la presencia del Señor. Permíteme hacerte un recorrido por  esta experiencia. 

Tui que es en la frontera de Portugal y España es nuestro punto de partida. 

La pregunta que tenemos en este lugar cuando comenzábamos el camino era ¿A dónde vamos? Precisamente como pelegrinos tenemos meta. Esta meta es Santiago. Pero el Camino de Santiago también puede reflejar nuestro camino de la vida como cristianos. Sabemos de dónde venimos y a dónde vamos.

Estoy convencido de que este camino tiene tres importantes elementos. Primero es punto de partida. Como peregrinos sabemos dónde está este punto de partida. Pero más que esto como cristiano, que tiene fe en Dios nuestro punto de salida es Él. Dios con todo su amor nos permite caminar y contemplar la belleza que encontramos en este mundo. En sentido profundo somos de Dios. Nuestra vida por una parte es un don o regalo de Dios. 
Pero la pregunta es cómo vivimos con este don. Este nos permite a ver el segundo aspecto que es el camino. El peregrino no simplemente camina o cuenta cuantos kilómetros, sino más bien camina con particular dirección, con flechas porque de esta manera no vamos a perder la meta. De la misma manera cuando un cristiano camina en la vida, se pierde cuando no hay dirección, cuando no hay flechas que indeiquen el camino. 

Como cristiano Jesucristo nos ha mostrado el camino. Seguramente nos preguntamos que es este camino. Él es el camino. Jesús ha puesto las flechas y símbolos que puedan ayudarnos. En el instante podemos mirar a los mandamientos en su profundidad, ellos son nuestras flechas para dirigirnos a nuestra meta. En Jesús hemos visto el resumen  de estas flechas, un sumario de todo, “Amar a Dios, y amar prójimo como sí mismo”. Además nos dio un nuevo mandamiento: que “amamos unos a otros como él nos ha amado”. Una síntesis de la biblia que nos hace ver muestra meta. Aunque la experiencia de caminar es un aspecto más difícil pero no podemos temer porque no estamos solos. Dios está allí a nuestro lado para animarnos. Él puede estar en personas que nos encontramos y acompañarnos cada día de nuestra peregrinación. 

La meta del camino nos ayuda a ver y entender a dónde vamos. Santiago sería la meta del Camino Santiago pero para ponerlo en contexto de la fe, creo que Dios es nuestra Meta. Recordando a San Agustín que dice la felicidad solo puede estar en Dios. «Nos hiciste, Señor, para ti, y nuestro corazón está inquieto, hasta que descanse en ti». Como cristianos que tenemos fe en Cristo estamos destinados para vivir con él en su reino. Es la plenitud de nuestra peregrinación.

Por un lado, este camino para mí, fue un momento para interiorizar o contemplar el misterio de la pasión, muerte y resurrección de Cristo. Aunque es difícil ponernos al pie de Jesús, la invitación esta siempre allí, a que le sigamos. Ser seguidor de Cristo prácticamente, para mí, se resume en Semana Santa. 

En primera lugar vamos a seguir a Jesús con olivos y palmas en nuestras manos y gritando “hosanna hijo de David”. Es una alegría porque el salvador, el Mesías está con nosotros. Este es el misterio del Domingo de Ramos contemplando Jesús que entra en Jerusalén, pero entramos siendo consientes de que somos fieles porque el camino por el que Jesús nos conduce es el camino de la cruz. Esto implica la experiencia de sufrimiento que puede hacernos perder la meta. 

Cuando miramos nuestra peregrinación, precisamente este día es el momento en el cual nos reunirnos para comenzar nuestra etapa del Camino de Santiago, estábamos alegres, había ganas de caminar, ganas de seguir a dónde vamos. Ciertamente, Jesús también estaba con nosotros y nos preside el camino.

En la primera y segunda etapa nos introducimos en el misterio de la Pascua. Poco a poco saboreamos el dolor. Estábamos cansados, el cuerpo comienza flaquear, a hacernos caer. Pero como Jesús nos levantamos, y continuamos porque la meta todavía no está cerca. 

Seguimos caminando hasta llegar a Pontevedra. En este día del camino, nos adentramos a la reconciliación con Dios. Este día reflexionamso el momento de ser sacados de Egipto, de la esclavitud del pecado, y reconciliarnos con Dios en el sacramento de la confesión. Los sacerdotes nos guían como Moisés hizo a los israelitas. Nos dan la tierra prometida. Por eso nuestra peregrinación nos hace pertenecer a Dios, reconciliarnos con él. Para mí era momento de volver a casa, un hogar lleno con la misericordia donde el Padre me esperaba.

La experiencia me hace pensar en la invitación de Jesús que dice, “Venid a mí, todos los que estáis cansados y cargados, y yo os haré descansar” (Mt 11,28). Estoy convencido de que estábamos cansados y cargados del camino. Pero en el  interior podemos decir, por lo menos yo, estaba cargado con mis pecados. 

Gracias a Jesús porque me hace descansar. Gracias por su amor que  incondicionalmente acepta el sufrimiento para la remisión de nuestros pecados, mis pecados. Recordamos el momento de Getsemaní donde Jesús comenzó a entristecerse y a angustiarse. Su alma está muy afligida, hasta el punto de la muerte. Era el momento en que Jesús siente nuestros pecados, el momento que fue cargándolos sobre él, como decía Don Javi. Este es el momento que nos ha prometido para sentirnos relajados porque él ha tomado nuestros pecados.
Más que esto, antes de la experiencia de sufrimiento recordamos que Jesús nos invita para cenar, una cena Pascual con él. Ardientemente nos dice: “Quiero comer esta pascua con vosotros”. Es Jesús que está a tu lado, a mi lado, está en la mesa con nosotros. De sus manos recibimos el pan y vino, su cuerpo y su sangre, la eucaristía que nos alimenta y nos da fuerza para continuar nuestra peregrinación. Por un lado, en esta cena Jesús instituye el sacerdocio, establece a personas para hacer de puente entre el hombre y Dios. Es el “alter Cristus”, otro Cristo o sea la imagen de Cristo que nos ayuda para guiar nuestros pasos al camino de Dios. Por eso, el sacerdote es un pastor. Yo recuerdo, lo que Padre Pio dice, “Si voy a encontrar un sacerdote y un ángel, la primera persona que voy a saludar es el sacerdote, porque solo él tiene poder para cambiar el pan y vino en el cuerpo y sangre de Cristo, aunque el ángel está en servicio de Dios pero no puede hacerlo, ¡sólo curas!” ¡Pon Cura en tu Vida!...

Esta experiencia de alegría, de cenar con Jesús, se pasa por en el momento doloroso del Viernes Santo. Con tristeza estamos caminando con él al calvario. El hombre justo, sin mancha, nuestro hermano y nuestro Dios, en este momento cargo con cruz, se sufre y crucificado. Es verdad que nadie quiere la experiencia de dolor o sufrimiento. Pero en la profundidad, el que entra seriamente en el camino de la cruz, quedara cambiado en su interior, maduro, lleno de suavidad y dulzura. Nosotros seremos iguales a Jesús, si llevamos su cruz tras de Él. Además, pienso que si tomamos parte en el dolor, dejándonos marcar por la Cruz, veremos brillar cada vez más sobre nosotros su misterio en el aspecto más maravilloso, triunfante y gozoso. La cruz nos da la esperanza. Como peregrinos, en la vida, caminamos los subes y bajas de la vida. Aunque como Jesús estamos subiendo el Calvario en nuestra vida, no perdemos la esperanza que el triunfo se puede alcanzar si estamos encima de la montaña.

En la final de la etapa, aunque nos rodeado por el dolor física, o más bien dolor espiritual porque Jesús ha muerto, seguimos caminado porque el misterio del peregrinación Pascua no termina en el sufrimiento y muerto sino el triunfo, en la resurrección. Por eso, sería mejor para dar unos a otros esta esperanza que nuestro dolor, y cuanta tristeza que hemos tenido, en el final sería resurrección. El triunfo que Jesús nos ha prometido. Cristo va a resucitar. Esta promesa se ha cumplido en vigilia Pascua, Jesús ha resucitado; por eso, cantamos exulte y el aleluya dándole gracias. El gozo nos hace ser el pueblo de la Pascua decía San Agustín, aleluya es nuestra canción porque Cristo nos trae la alegría. Por eso levantamos el corazón, alegrémonos con Él. Finalmente, muestro celebración de Domingo Pascua nos hacer misioneros de la alegría, como María magdalena y otra María que encontraban Jesús en la tumba vacía o los discípulos de Emaús vamos a ser misioneros de esta alegría, de la esperanza y del amor, ser mensajeros del evangelio porque somos testigos de que Cristo ha resucitado.

Ambrose Turuk

Reunión 5+1: Evaluación, Programación y Fiesta

Próximo Domingo  23 de Abril a las 19:00h
en los locales de Ntra Sra de los Rosales.

Están invitadas todas las parroquias de la ciudad y alrededores que queráis participar de una u otra forma en el proyecto.



Reunión de Monitores y Catequistas 5+1
Convocados por la parroquia de N.S. de los Rosales
para evaluar el curso, programar el viaje a Santiago del día 6 y seguir construyendo familia, programar el campamento de verano y hablar de futuro.

Encuentro Diocesano de Niños: vídeo de la Parroquia de Vilagarcía



Se empieza a notar el esfuerzo del trabajo previo que os habíamos pedido, y fruto de ello,
van llegando los primeros vídeos al correo de la Delegación (depasxuventude.org@gmail.com).

Os presentamos la voz de los chicos y chicas de la Parroquia de Vilagarcía.

Calendario