Campamentos Diocesanos

Un verano de aventuras

Encuentro Diocesano de Niños

Jesús tiene algo que contarte

Viernes Inquieto

Si Dios es bueno....

Pascua Xove

Escoitame

21.4.18

Reunión Programación para zona de Pontevedra

Sabemos que quieres conocer más gente que como tú, sabe divertirse, quiere hablar con Jesús y hacer actividades al aire libre. 

Por eso la zona de Pontevedra te invita a ti, que trabajas con grupos de jóvenes, a ti que eres catequista y a ti que eres sacerdote de sus parroquias; a que este domingo 22 de abril a las 18:30, en Santa María, vengas con ideas para preparar algún que otro encuentro para tus jóvenes.

20.4.18

Pascua Xoven en Fotos

 Música, oración, encuentro, bailes y risas. Las fotos hablan por si solas. 

Esto es lo que pasó en Pascua Xoven....















Una luz en la noche - 21 de abril - Santiago


ESTE SÁBADO 21 DE ABRIL

https://www.google.es/maps/place/Depas+Xuventude/@42.8824155,-8.5472953,17z/data=!4m13!1m7!3m6!1s0xd2efe437893a389:0xe5b2795634d59d69!2sR%C3%BAa+do+Val+de+Deus,+15704+Santiago+de+Compostela,+A+Coru%C3%B1a!3b1!8m2!3d42.8824155!4d-8.5451066!3m4!1s0x0:0xa39ed79139f8442a!8m2!3d42.8830158!4d-8.5450351









Blázquez, Omella y Escribano, los representantes de la CEE en el Sínodo sobre los jóvenes

Asamblea Plenaria ha elegido a los tres padres sinodales, y a un sustituto, para representar a la Conferencia Episcopal en el próximo Sínodo sobre los Jóvenes, la Fe y el discernimiento vocacional, que tendrá lugar el próximo mes de octubre en Roma. Se trata del Card. Ricardo Blázquez Pérez, arzobispo de Valladolid y presidente de la CEE, el Card. Juan José Omella Omella, arzobispo de Barcelona, y de Mons. Carlos Escribano Subías, responsable de Pastoral de Juventud en la CEE. Como sustituto ha sido propuesto Mons. José Ignacio Munilla Aguirre, obispo de San Sebastián. Sus nombres han sido ya comunicados a la Secretaría para el Sínodo de los obispos para su ratificación por parte del Santo Padre.

www.conferenciaepiscopal.es

Viernes Inquieto: ¿Por qué existe el mal?


Último Viernes Inquieto de este curso. En esta ocasión especial, estará con nosotros el profesor del Instituto Teológico Compostelano, D. Alfonso Novo Cid Fuentes y nos dará una charla sobre la existencia del mal.

D. Alfonso Novo Cid Fuentes, nació en Coruña en el 1962 donde estudio en e colegio de los Maristas. Realizó sus estudios teológicos en el seminario en Toledo y se ordenó en el año 1987 en la diócesis de Santiago de Composotela. Se especializó en teología en Roma y se licencio y se doctoro con una tesis sobre los misterios de Cristo en la obra de San Ambrosio de Milán (y tiene otro libro publicado sobre Cristología que se titula " Cristo plenitud de la revelación") por la Pontificia Universidad Gregoriana. Desde que volvió de Roma es profesor en el Instituto Teológico Compostelano. Da clase de Cristología, Escatología, Antropología, Teología y de Misterio de Dios. Es miembro del "Cosello de Cultura Galega". "

¿Por qué existe el sufrimiento? ¿Por qué existen las guerras? ¿Por qué permite Dios los desastres naturales ? ... Si Dios es bueno, ¿ Por qué existe el mal ?.


Seguro que alguna vez te has hecho estas preguntas y otras tantas... Mañana tendrás la oportunidad de escuchar a un gran ponente que plantea un interesante análisis que responderá los cuestionamientos sobre por qué Dios permite algunas cosas que, se supone, no deberían suceder

No te olvides !!! Este viernes, a las 20:15 en el Centro Xuvenil Abeiro 
de los Salesianos. 
Último Viernes Inquieto de este curso.

Te esperamos!!!

19.4.18

Testimonio Camino de Santiago 2018: El mejor regalo

Hacer este Camino de Santiago ha sido el mejor regalo que me han hecho. Me lo hicieron en la capilla universitaria por mi primera Comunión el 4 de febrero, y si recibir la Eucaristía es lo mejor que hay, esta experiencia me ha ayudado a acercarme más al Señor.

Los días previos a la salida me invadió el miedo, entre todos los consejos que me dieron del frío, la lluvia y las ampollas; además mi madre me dijo que me echaba mucho de menos y me sugirió ir a pasar esa semana a casa (Tenerife) con ellos. También me escribieron varios amigos preguntándome cuándo volvía para vernos. Entre todo esto y que no tenía algunas cosas para hacer el camino estaba indecisa, aunque tampoco podía decir que no, y el Señor quería que estuviera viviendo esos días muy cerca de Él.



Comenzamos yendo el domingo a Tui encontrándonos para la cena, nos reunimos de toda Galicia, por lo que conocía a muchos, pero tampoco tanto como descubrí. También se unieron de Madrid y Guadalajara.

El buen tiempo nos acompañó los primeros días, lo que me tranquilizó mucho y me permitía disfrutar de todos los lugares por los que pasábamos. Ir caminando tanto tiempo te da la oportunidad para estar solo, y esos momentos hablar mucho con Jesús, son momentos increíbles, porque no tienes que salir de tu rutina, tienes muchísimo tiempo y paz para estar con Él. Así mismo se establecían diálogos súper interesantes con muchos del grupo a los que descubrí a través de estas conversaciones espontáneas, largas o cortas, en las que intercambiábamos inquietudes, dudas, testimonios y hablábamos muchísimo sobre Dios.

Entre paradas que permitían recuperar todo el azúcar y una compañía que a lo largo de los días se convirtió en una familia avanzábamos poco a poco hacia nuestra meta.



Cuando llegábamos nos esperaban las duchas y luego la caliente y buenísima comida del padre Juan. A continuación, teníamos tiempo libre que nos permitía compartir más tiempo todavía y descubrir un poquito los pueblos por los que pasábamos. Luego una charla que en los primeros días se centró en Abraham. Eran geniales porque aprendes a verte en muchos aspectos de él, pues él también le falla a Dios, desconfía y, sin embargo, Dios lo escoge para que guíe a los suyos.

Después nos reuníamos por grupos, y era de los momentos más enriquecedores, porque nos contábamos nuestras situaciones y compartíamos ideas, lo que me hizo ver otros puntos de vista que me siguen dando que pensar, también me han ayudado mucho en mi fe y para conocer más a las personas tan increíbles que Dios me había puesto para compartir este camino. Pues poco a poco cogíamos más confianza lo que nos permitía profundizar más en nosotros.



Luego íbamos a misa, fueron a cada cual más especial, por el periodo del año que estábamos pasando, y también porque nos reuníamos y compartíamos esos días con cada pueblo, cada día en un lugar diferente y sintiendo todos lo mismo. En ellas se mezclaba el cansancio, la satisfacción, la paz y alegría de estar en misa y un sentimiento de comunidad enorme.

El miércoles se incorporaron algunos, lo que fue una alegría, y llegamos a Pontevedra, donde nos acogieron con un cariño enorme los de la parroquia, con una comida espectacular. Comenzaban las procesiones de Semana Santa en la ciudad, y yo, que nunca las había visto, lo viví con mucha emoción.

A partir del jueves nos cogió la lluvia, una hora antes de llegar a Caldas de Reis. Este día fue muy emocionante, porque entendía lo que significaba el Jueves Santo y el sacrificio que Jesús estaba haciendo por mí. Y si por la lluvia y el frío yo me quejaba teniendo tantas facilidades, no hacía más que imaginarme a Jesús cargando con la Cruz de todos nosotros, tanto sufrimiento y haciéndolo por amor. Esa noche hicimos la hora de oración que fue muy bonita. De mis momentos favoritos de todo el Camino. Cuando acabó tenía muchas ganas de hablar de Jesús y del amor que nos tiene y compartirlo, pero nos teníamos que ir a dormir así que esa conversación se quedó corta, aunque todavía quedaba mucho por vivir y hablar.



El viernes fue para mí el día más duro, con granizo, lluvia, tormenta, el frío y el cansancio empezaron a hacer mella. Llegamos a Padrón en un ambiente que chocaba mucho con el espíritu de recogimiento que traíamos, pues eran las fiestas del pueblo y había churrascos y un ambiente muy festivo. En la iglesia de Padrón celebraron los oficios e hicieron el desenclavo (que yo nunca había visto) y luego por grupos preparamos el vía crucis para la noche. Mi grupo hizo la tercera caída. Fue muy bonito rezarlo, pues todo cobraba para mí sentido completo pudiendo vivir así estos días.

El último tramo no pude hacerlo completo porque no me podía quitar el frío de encima y me puse un poco mal. Lo que me permitió ver todo el trabajo que Santiago Romero y el padre Juan hacían para que nosotros pudiéramos vivir esta semana. Fuimos al supermercado a comprar, muy pendientes del tiempo para la parada, luego hacer la comida y preparar los sitios en los que comíamos. Ya estábamos cerca.



Hice el último tramo hasta la Catedral y fue súper emocionante porque el camino que hago todos los días para la facultad de repente era muy distinto y significaba otra cosa.
Entrar a la Catedral después de lo vivido tampoco sabía igual. Fue una alegría inmensa el haber llegado y haberlo hecho todos juntos. A continuación, fuimos al Seminario Menor donde se unió más gente para preparar la vigilia.

Nunca había vivido esta misa y aunque fuera larga, se me pasaron volando todas las lecturas hasta que llegamos al “resucitó”. Que alegría tan grande cuando lo leyeron, por fin, ¡era increíble! Y poder compartir ese momento todos juntos, con la mayoría de amigos con los que vivo mi fe cada día y tantos que en el Camino me han ayudado, y mi hermano. Al acabar la misa estaba tan contenta, que no sabía cómo compartirlo por teléfono con mis padres, porque me moría de ganas por decírselo a más gente. Lo celebramos con chocolate y roscón.



La misa del día siguiente en la Catedral fue preciosa, aunque no viéramos nada fue genial celebrar la victoria de Jesús. Y tocaron las despedidas. Por un lado, me daba pena que se acabara un camino tan largo y cargado de experiencias y emociones, pero por el otro necesitaba descansar y reflexionar todo lo vivido.

Cada uno de los que vino y participó lo hicieron impresionante, rezamos el rosario juntos todos los días, todas las cosas por hablar, los testimonios, las situaciones de cada uno.



Ha sido la mejor de manera de vivir la Semana Santa, porque si bien
el primer día todavía estás pensado en lo que tienes que estudiar, hacer, con quien hablar, al segundo ya te evades y cada día más te metes en un ambiente que te permite centrarte puramente en Jesús, en vivir lo que está haciendo por ti, y tener todo el tiempo para hablarle y conocerle.

Este camino no se puede contar en días, sino en todo lo vivido y hablado, el baño en la piscina de Porriño, las conversaciones con Javi al final del grupo, y con cada uno en cada momento, los descansos y las canciones.

Doy gracias por este súper regalo que me ha ayudado a estar más cerca de Jesús y conocerlo mejor, así como transformarme y dejarme con muchas ganas de volver, pues he descubierto que no hay mejor forma de vivir la Semana Santa.

Manuela Almará González















5º Encontro de escola de Familias


24 h. de Adoración por las Vocaciones

“24 h. de Adoración por las Vocaciones” 2018 :
Lugar: Capilla del Seminario Mayor de Santiago (entrada por Hospedería, 3ª planta)
Día 19 de abril a las 19:30h. con Santa Misa y exposición del Santísimo y los turnos de vela comenzarán a las 21:00h.
Día 20 de abril, finaliza a las 20:00h. con las Vísperas y bendición.
TURNOS DE VELA - podrán anotarse llamando al telf. 981 58 30 08

Reunión de Programación zona de Umia

Sabemos que los jóvenes de la zona de Umia están deseando tener otro encuentro, donde poder conocerse más, tener un momento distendido y rezar.

Por eso los jóvenes que trabajamos con jóvenes, los y las catequistas y los párrocos de la zona de Umia, vamos a reunirnos para programar la siguiente quedada. Nos vemos este viernes 20 en Caldas de Reis a las 20:30.

18.4.18

Reunión de progamación para la zona de Postmarcos


No vamos a parar de hacer que tengas encuentros con jóvenes que comparten tus mismas inquietudes. 

Por eso si eres joven que trabaja con jóvenes, catequista o sacerdote de la zona de Postmarcos, no te olvides que tenemos una 
reunión el jueves 19 de abril para preparar nuestra próxima quedada. 

Nos juntaremos en  Santiago de Dean en Puebla del Caramiñal a las 21:00 pm.